Burnaburiash pidiendo más oro EA 9

A Naphkhururia [1], rey  de Egipto, así habla Burnaburiash, rey de Karduniash [2], ttu hermano: Estoy bieen. Que la bondad reine sobre ti,  tu casa, tus mujeres, tus hijos, tu tierra, tus grandes, tus  caballos, tus carros.

Cuando mi padre y tu padre hacían negocios amigablemente, se enviaban mutuamente hermosos  regalos, y no rehuían nada. Ahora, mi hermano me ha enviado solamente dos minas[3] de oro. Pero esta es una cantidad muy  pequeña:  ¡envía, pues, tanto como envió tu padre! Y si tienes poco (oro), ¡envía la mitad de lo que envió tu padre! ¿Por qué me has enviado sólo dos  minas de oro? Mis trabajos en las casas del Dios es abundante, y ahora he comenzado una empresa: ¡Envía más oro! Y tú, cualquier cosa que necesites de mi tierra, escribe y se te será enviado. 
En el tiempo de Kurigalzu, mi  padre, los Kinahi [4] acudieron a él en los siguientes términos: las fronteras de tu país... queremos pasar al otro lado, y unirnos a tí. 
Mi padre les dio la siguiente respuesta: ¡Olvidad la idea de tratar conmigo! ¡No me declaré contra mi hermano, el rey de Egipto, ni trataré  con nadie más! ¿Preferiría saquearos? Él es mi aliado.


Mi padrre no cometió actos contra tu padre. 
Ahora (respecto a ésto): Los asirios, mis vasallos, no los he enviado contra tí, como dicen  ellos. ¿Por qué han sido recibidos en tu tierra? Si me aprecias, no les permitirás finalizar ningún negocio.  ¡Deben regresar aquí con las manos vacías! Como presente, te envío tres minas de hermoso lapislázuli y cinco grupos de caballos para cinco carros de madera.


 [1]     Naphkhururia: Akhenaton Nefer-khepru-ra
 [2]     Babilonia
 [3]     una mina = sobre medio kilo
 [4]     Canaanitas